Este elemento va tener como vector Yin al pulmón y como vector Yang al intestino grueso.

Según los principios de la Medicina Tradicional China, el Elemento Metal  rige:

Los  pulmones “órgano”,

El intestino grueso “víscera”,

El sistema respiratorio, el olfato,

La piel “nuestro tercer pulmón” y el vello.

Como proceso mental “la tristeza”.

Un sonido “el llanto”.

Un color, el blanco “asociado al duelo en China”.

Un sabor “el picante”.

Una excreción “el mucus respiratorio”.

Un clima “la sequedad”.

El pulmón rige la energía respiratoria, así como la energía del cuerpo en su totalidad.

 EL PULMÓN

Tiene las funciones de captar el “chi” del aire y de regular la respiración.

Regula la relación entre lo interior y lo exterior, a través de la piel, a través del reconocimiento de los límites.

 Si hay problemas de pulmón se pueden manifestar como:

Trastornos respiratorios (bronquitis, enfisema, disnea, contención respiratoria), tos, catarro nasal, hemorragia nasal, estornudos, congestión sinusal, ojos hinchados y llorosos, rinitis, dolor e irritación de garganta, pérdida de olfato voz débil.

Poca resistencia a las infecciones.

Dermopatías crónicas, eccemas, psoriasis. Palidez. Sequedad en piel, cabello y labios. Transpiración espontánea o falta de sudoración, acumulación de líquidos bajo la piel.

Circulación deficiente. Desarreglos intestinales (estreñimiento, diarrea). Retención de orina. Dolor en zona superior de espalda. Problemas en pecho (Congestión, dolor, opresión, rigidez). Tortícolis a lo largo del brazo. Dolor en pulgar. Frío en las manos. Rigidez muscular. Sobrepeso. Rostro abotargado. Cansancio, falta de vitalidad, debilidad.

A nivel emocional se puede manifestar como nerviosismo, desarraigo, tristeza, pena, represión de sentimientos, bloqueos emocionales, celos, desánimo, desapego, egoísmo, orgullo, hipersensibilidad, lloro fácil, suspiros, bostezos, depresión.

A nivel mental se puede manifestar como colapso mental, negatividad, perfeccionismo.


EL INTESTINO GRUESO

Tiene las funciones de eliminar los desechos procedentes de la digestión, absorción de parte del agua de la digestión y de la esencia de los alimentos. Armoniza las emociones con una respuesta apropiada a la relación soltar-guardar.

Está relacionado con la sinusitis, resfriados, congestión nasal, hemorragia nasal, sequedad nasal, amigdalitis, tos. Problemas en piel (acne, diviesos), sudoración dificultosa, escalofríos.

Propensión a infecciones.

Frío en abdomen inferior, estreñimiento, heces secas o sueltas, diarrea, dolor abdominal, sonidos abdominales, hemorroides, ardor en el ano.

Rigidez, migrañas, dolor de cuello, dolor en mandíbula, dolor en brazo, frío en extremidades, falta de fuerza en la cadera.

Expresión sin vitalidad en la cara, comer en exceso, epilepsia e inflamaciones.

A nivel emocional se puede manifestar como aislamiento, antisocial, decepcionarse, dependiente, depresión, desconfiado, falta de amigos,  falta de entusiasmo,  falta de ilusión, insatisfacción crónica, introvertido, tristeza, melancolía, no dejar partir las cosas, pesimismo, remordimientos.

A nivel mental se manifiesta con falta de pensamiento positivo, preocupación, perfeccionismo, resistencia a los cambios.

Publicado: 16 de Enero de 2018