En nuestro equipo de kinesiólogos trabajamos según los principios de los 5 elementos de la Medicina tradicional china:  fuego, tierra, metal, agua y madera.
Cada persona se identifica con uno o varios de estos elementos lo que nos permite a nosotros, como terapeutas, acceder a tu inconsciente a través del elemento más adecuado a cada circunstancia y conseguir, así, una sesión fluida, potente y efectiva. De esta forma, conseguimos tu bienestar físico, mental y emocional.


Hoy te presento el elemento FUEGO.
El fuego da vida, calienta pero también es difícil de controlar. A las personas de tipología fuego les gustan las relaciones personales y pueden mostrar falta o exceso de alegría. Cuando la alegría (emoción asociada al FUEGO) es excesiva la persona se vuelve hiperactiva y puede llegar a perder el control. 
Los órganos asociados a este elemento son: 


El corazón
Es el "emperador" que se ocupa de todo lo importante que nos pasa en la vida. Si el Fuego está descompensado el corazón puede manifestarlo con arritmias, palpitaciones, pulso débil, infartos, problemas de tensión, etc. A nivel emocional nos puede provocar nerviosismo, ansiedad, tartamudeo o tristeza. Y a nivel mental se manifiesta con debilidad, confusión y falta de memoria.


El intestino delgado
Separa lo puro de lo impuro en el proceso digestivo por lo que podemos decir que sabe discernir lo que alimenta mi Ser y lo que no es mío.
Los problemas con el Fuego se pueden manifestar con inflamación, dolor, diarrea, dolores articulares, migrañas, circulación deficiente, etc. A nivel emocional provoca ansiedad, desasosiego y problemas emocionales. Y a nivel mental excesiva actividad e indecisión.






Publicado: 13 de Diciembre de 2017